sábado, 6 de marzo de 2010

Actualidad de los aborigenes

En la actualidad, muchos indígenas viven en pequeñas comunidades...
Allí tratan de mantener sus antiguas tradiciones, aunque sus territorios son continuamente reducidos y sus habitantes condenados a la pobreza y la exclusión.
Numerosos grupos, como el Equipo Nacional de Pastoral Aborigen, trabajan para defender los derechos de los indígenas autóctonos y luchar contra la desaparición de sus costumbres y tradiciones. ENDEPA (Equipo Nacional de Pastoral Aborigen) es una de las organizaciones que en el país acompaña a las comunidades aborígenes en el camino de la preservación de su población y su hábitat natural.
Perteneciente a la Iglesia Católica, ENDEPA tiene como principal objetivo defender, junto a los pueblos indígenas, la vida, identidad, tierra y recursos naturales. Y acompañarlos en la defensa de sus derechos, consagrados por la misma Constitución Nacional.
Como ha sucedido con otros pueblos indígenas del continente americano, en la Argentina la historia de los aborígenes es una historia de marginación y resistencia para evitar la asimilación a una sociedad distinta.
Una larga lucha para sobrevivir a la opresión, en el pasado.
Una lucha que continúa en el presente para resistir las condiciones adversas y conservar sus costumbres, sus creencias, sus tradiciones.
De la rica y variada cultura aborigen que se desarrolló en el actual territorio argentino antes de la llegada de los españoles a estas tierras, en la actualidad sólo sobreviven un puñado de grupos indígenas: los collas en Jujuy, Salta y Catamarca; los tobas, matacos y pilagas en Formosa y Chaco; los mocovies en el norte de Santa Fe, los guaraníes en Misiones y en el norte de Corrientes; y los mapuches, en el oeste de la Patagonia.
En el pasado, los aborígenes argentinos hablaban distintas lenguas, algunas de las cuales mantienen su vigencia. Entre ellas figuran principalmente, el "quechua" (o quichua) que se habla en el noroeste, el "guaraní" en la Mesopotamia y el "mapudungum" en la Patagonia por los mapuches. Claro que la mayoría de las tribus en la actualidad emplean, sin embargo, también el castellano.
A pesar de las diferencias geográficas y sus distintas realidades sociales, todos estos pueblos mantienen sus propios sistemas de valores, una identidad propia, una misma forma de relacionarse entre ellos y con la naturaleza. Esa identidad cultural propia les permite desarrollar costumbres, normas, organizaciones sociales, políticas y religiosas propias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada